Santa Cruz de Tenerife

Antona recibe el apoyo mayoritario de los militantes del Partido Popular

El presidente de los populares canarios rebasó con creces el 58% de voto que exigía esa mayoría reforzada, y consiguió ganar a Tavío en Gran Canaria, Tenerife, La Palma y El Hierro.
Efe/El Día, Las Palmas/S/C de Tfe.
3/mar/17 5:57 AM
Edición impresa
Antona recibe el apoyo mayoritario de los militantes del Partido Popular

El presidente de PP de Canarias, Asier Antona, consiguió anoche la confianza de los militantes para dirigir al partido los próximos cuatro años tras imponerse en la primarias a la otra candidata, Cristina Tavío, anunció el portavoz del comité organizador del congreso, Felipe Afonso.

El escrutinio aún no está cerrado, pero Afonso precisó que Asier Antona ya cumple en este momento la mayoría reforzada que exigían las normas de estas elecciones primarias para conseguir la proclamación como candidato único de cara al congreso: superar el 50% del voto en el conjunto de la comunidad, ganar en cuatro de las siete islas y aventajar a su rival en 15 puntos.

La organización del Congreso da así por seguro que Antona ha rebasado "con creces" el 58% de voto que exigía esa mayoría reforzada y ha ganado en Gran Canaria (91,5%), Tenerife (80,3%), La Palma (99,1%) y El Hierro (96%), aunque los datos definitivos se harán públicos hoy.

Líder del PP en La Palma desde hace años, Antona dirigirá así la nueva etapa que se abre en el PP canario después de casi dos décadas de mandato de Soria, que ejerció un liderazgo casi indiscutido. En estas primarias, se ha impuesto a la vicepresidenta del Parlamento de Canarias y dirigente del PP tinerfeño Cristina Tavío, que ganó en la isla de Lanzarote con el 85% de los votos, en la recta final de la campaña, recibió el apoyo de otro de los candidatos que habían registrado los avales, el exdelegado del Gobierno en las Islas Enrique Hernández Bento.

El cuarto candidato que inicialmente había emprendido la carrera hacia el congreso, Juan José Cardona, exalcalde de Las Palmas, también se retiró, al considerar que los militantes pedían unidad y que él no debía "echar más gasolina" a enfrentamientos internos.